• El lavado de cara elimina la suciedad, el sudor y el sebo de la superficie de la piel.
  • Se recomienda lavar al menos una vez al día para mantener una piel sana y limpia.
  • Para obtener mejores resultados, siga una técnica adecuada de lavado de cara y elija productos apropiados para su tipo de piel.
  • El lavado excesivo o el uso de productos inadecuados pueden provocar piel seca, irritada o incluso un exceso de grasa.

Si bien el lavado de cara es una parte esencial de una rutina diaria efectiva para el cuidado de la piel, no existe una única forma de hacerlo. La frecuencia con la que debe lavarse la cara, así como los productos y técnicas que use, dependerán de su tipo de piel y de sus necesidades individuales.

La limpieza regular sirve para aclarar una tez apagada y eliminar las impurezas que pueden obstruir los poros, asegurando menos brotes. La piel clara puede absorber mejor los sueros o humectantes de manera mucho más efectiva y, por lo tanto, verá más beneficios. 

Por qué nos lavamos la cara y qué le hace a nuestra piel

El estrato córneo es la capa externa de la piel y es una barrera protectora entre el cuerpo y el entorno externo. Esta barrera cutánea también ayuda a retener la humedad para proteger la piel de la desecación. 

Las glándulas sebáceas debajo de la capa externa de la piel son responsables de producir sebo o aceite para mantener la piel suave y tersa. Sin embargo, cuando el exceso de sebo y desechos, como la suciedad y las células muertas de la piel, se acumulan en la superficie de la piel, los poros pueden bloquearse. Esto hace que las bacterias queden atrapadas y se multipliquen, lo que provoca inflamación y brotes de acné.

Esta acumulación en la superficie de la piel también puede dar lugar a una tez opaca o desigual, y puede hacer que la piel parezca envejecida. Eliminar esta acumulación ayudará a asegurar una tez brillante y juvenil.

Los limpiadores están formulados para cuidar eficazmente cualquier tipo de piel y una amplia variedad de afecciones de la piel mediante la adición de ingredientes cuidadosamente seleccionados. Los limpiadores que contienen ingredientes hidratantes ayudarán a la piel seca a retener la humedad, mientras que aquellos con ingredientes fuertes reducirán la acumulación de sebo y beneficiarán la piel grasa.

Elegir el producto adecuado para tu piel

Para obtener resultados óptimos, es esencial encontrar un producto de limpieza que se adapte a su tipo de piel. Los productos demasiado duros pueden dañar la barrera exterior de la piel, causando irritación y sequedad, mientras que los que son demasiado suaves pueden no eliminar eficazmente los desechos acumulados.

Los productos duros también pueden despojar agresivamente la piel de sus aceites naturales, provocando un aumento en la producción de sebo y, en última instancia, provocando un exceso de grasa.

Dos tipos de productos de limpieza populares son los limpiadores faciales y los lavados. Ambos típicamente contienen tensioactivos; agentes jabonosos que emulsionan la acumulación de aceite y aflojan partículas de escombros de la piel para que puedan enjuagarse. 

Los tensioactivos son seguros para todo tipo de piel cuando se usan con moderación, sin embargo, los enjuagues faciales contienen altas concentraciones que pueden ser irritantes.

Limpiadores faciales

La mayoría de los limpiadores faciales están diseñados para ser suaves con la piel y se pueden usar dos veces al día. Están disponibles en varias formas para adaptarse a diferentes tipos de piel.

Estos limpiadores generalmente están formulados con ingredientes calmantes como ceramidas , glicerol, ácido hialurónico y vaselina para combatir la pérdida de humedad. Estos ingredientes evitarán que la piel se seque e irriten, y serán beneficiosos para los tipos de piel seca y sensible.

Lavados de cara

Los enjuagues faciales contienen concentraciones más altas de ingredientes activos y tienden a ser más duros en la piel en comparación con los limpiadores. Estos ingredientes aseguran una limpieza más profunda adecuada para tratar la piel grasa. Sin embargo, también pueden causar irritación y pérdida de humedad, lo que los hace inadecuados para la piel seca o sensible.

Cómo lavarse la cara correctamente

Para beneficiarse de su producto de limpieza, debe comenzar con una técnica de lavado de cara adecuada. Para ayudar a que su limpiador llegue más profundamente a sus poros, comience quitándose el maquillaje o el protector solar usando un desmaquillador dedicado.

Una vez que su cara esté preparada, siga estos pasos para limpiar su cara de manera adecuada y completa:

  1. Lávese las manos 
  2. Humedece tu cara con agua tibia
  3. Aplique una pequeña cantidad de limpiador en la punta de los dedos o use un paño limpio y húmedo
  4. Masajea el limpiador en tu cara con movimientos circulares
  5. Enjuague con agua tibia (o limpie si lo indica su producto)
  6. Secar con una toalla limpia

¿Cuándo deberías lavarte la cara?

Como regla general, debe lavarse la cara al menos una vez al día, y por la noche, para eliminar las impurezas que se han acumulado durante el día.

También puede optar por usar un limpiador facial o limpiador por la mañana, especialmente si se despierta con exceso de aceite o ha estado sudando. Si su piel es propensa a la sequedad, puede ser mejor simplemente enjuagarse la cara con agua tibia.

Siempre comience su rutina de cuidado de la piel limpiándose antes de aplicar productos como suero y humectante. La limpieza de su piel primero eliminará cualquier acumulación de suciedad o exceso de aceite, permitiendo que su piel absorba mejor otros productos después.

¿Con qué frecuencia debes lavarte la cara?

Las personas de todo tipo de piel deben lavarse la cara al menos una vez al día. Las personas con piel seca o sensible pueden elegir hacerlo solo una vez para evitar causar irritación.

La piel seca, sensible y afectada por la rosácea responderá bien a los limpiadores suaves formulados con ingredientes calmantes e hidratantes. Para las personas con piel grasa y propensa al acné, lávese dos veces al día con limpiadores más fuertes o fórmulas de lavado de cara para limpiar los poros.

MétodoFrecuenciaPros y contras 
AguaVarias veces al día, según sea necesario (por ejemplo, para lavar el sudor después del ejercicio)El agua tibia es suave para la piel seca y no la

resecará Es poco probable que el agua sola limpie eficazmente la piel grasa

Lavado de caraUna o dos veces al día; limite a una vez al día si su piel se siente tensa o seca después de usarLimpia profunda y eficazmente la piel grasa.

A menudo se seca o irrita demasiado para otros tipos de piel.

LimpiadoresUna o dos veces al díaAmable; a menudo adecuado para pieles secas o sensibles

Puede ser demasiado suave para limpiar eficazmente la piel grasa

Cepillos de limpieza facialUna o dos veces a la semanaEfectivamente limpia y exfolia a 

menudo demasiado fuerte para la piel seca o sensible

Consideraciones sobre el tipo de piel.

Todos los tipos de piel responden de manera diferente a varios tipos de productos. Para evitar exacerbar cualquier problema de la piel, es importante seleccionar un producto apropiado que aborde su piel en particular.

Piel normal

La mayoría de los limpiadores faciales y limpiadores disponibles en el mercado son adecuados para la piel normal. Al igual que con la piel mixta, la piel normal generalmente reacciona favorablemente al lavado dos veces al día.

Piel seca

Las personas con piel seca deben evitar los limpiadores faciales que contienen ingredientes fuertes y secos, como el alcohol y el jabón. En su lugar, opte por una crema o un limpiador a base de aceite que contenga ingredientes hidratantes e hidratantes como glicerina o ceramidas.

Si tiene la piel seca, puede ser mejor lavarse la cara con un limpiador solo una vez al día, por la noche, especialmente si siente que su piel se siente seca por la mañana. También puede sustituir una rutina de limpieza matutina simplemente enjuagándose la cara con agua tibia.

Piel grasosa

Las personas con piel grasa deben seleccionar un producto que ayude a controlar el exceso de grasa , pero que no elimine agresivamente la piel; Esto puede hacer que la piel reaccione de forma exagerada y produzca aceite en exceso.

Los limpiadores faciales y los limpiadores no comedogénicos a base de gel que contienen ácidos salicílico y glicólico son adecuados para la piel grasa. Estos ingredientes efectivamente descomponen el exceso de aceite. Las personas con piel grasa también se beneficiarán del lavado dos veces al día, para eliminar la acumulación de aceite que ocurre durante el día y la noche.

Piel mixta

La piel combinada es a menudo un poco difícil de cuidar, ya que puede ser difícil encontrar un limpiador o limpiador facial que elimine el exceso de grasa de la zona T sin secar otras áreas de la cara. 

Los limpiadores suaves con ingredientes hidratantes, como los recomendados para pieles secas y sensibles, pueden ser efectivos para pieles mixtas. Los limpiadores a base de gel diseñados para minimizar el exceso de aceite también son buenas opciones o se pueden aplicar limpiadores separados en las áreas secas y grasas de la cara.

Aquellos con piel mixta deben poder tolerar el lavado dos veces al día; Si la piel comienza a sentirse tensa después del lavado, reduzca a una vez al día.

Piel sensible

La piel sensible es especialmente propensa a la irritación, y no debe someterse a lavados faciales o limpiadores que contengan ingredientes agresivos como alcohol, jabón, conservantes artificiales y fragancias.

Si este es su tipo de piel, elija limpiadores suaves que no contengan jabón y que tengan un pH equilibrado. Los limpiadores en crema livianos que contienen ingredientes como ceramidas y aloe son excelentes opciones.

Lavado de cara para condiciones particulares de la piel.

Algunas afecciones de la piel, como el acné y la rosácea, también se beneficiarán de una rutina especializada en el cuidado de la piel diseñada para reducir la gravedad de los síntomas.

Rosácea

Es importante tratar la piel propensa a la rosácea con cuidado para evitar la irritación. Los limpiadores adecuados para la rosácea no contienen ingredientes agravantes, como fragancias, alcohol y jabón, y se pueden usar dos veces al día.

Como la rosácea se caracteriza por sequedad y enrojecimiento de la piel, elija ingredientes hidratantes diseñados para aliviar estos síntomas. Opta por limpiadores que contengan ácido hialurónico o aloe vera para ayudar a calmar la inflamación e hidratar la piel.

Acné

La piel propensa al acné es típicamente piel grasa. Este tipo de piel se trata mejor con jabones y limpiadores fuertes formulados con ingredientes como el peróxido de benzoilo y el ácido salicílico. Estos ingredientes abordarán eficazmente la acumulación de aceite y descompondrán los desechos acumulados, evitando que los poros se obstruyan y reduciendo los brotes.

Los limpiadores formulados para pieles propensas al acné suelen contener ingredientes como ácido salicílico y glicólico y peróxido de benzoilo , que ayudan a reducir el exceso de grasa y a limpiar los poros obstruidos. Estos limpiadores se pueden usar dos veces al día.

Agua dura versus agua blanda

No solemos pensar en el tipo de agua que usamos cuando nos lavamos la cara. Sin embargo, se sabe que el agua dura (o sin filtrar) contiene altos niveles de calcio y magnesio, lo que puede hacer que su piel se sienta seca e irritada.

Si su piel se siente seca después de simplemente enjuagarse la cara con agua, el agua dura puede ser la causa. En este caso, puede ser útil instalar un sistema de filtración de agua. Si esta no es una opción para usted, compense seleccionando un limpiador rico en ingredientes hidratantes e hidratantes.

¿Te estás lavando la cara?

Si su piel a menudo se siente tensa o incómoda después del lavado, es posible que se esté lavando demasiado. Si lo hace con demasiada frecuencia, o si usa ingredientes que son demasiado fuertes para su piel, puede despojarla de sus aceites naturales y provocar la pérdida de humedad.

Si experimenta estos efectos negativos, simplemente debe lavarse con menos frecuencia. Elija un limpiador más suave que contenga ingredientes hidratantes para contrarrestar la sequedad.

Para llevar

Lavarse la cara regularmente con productos diseñados para su tipo de piel es clave para lograr una piel limpia y saludable. Debe lavarse la cara al menos una vez al día para eliminar la suciedad, el exceso de aceite y otras impurezas. 

Los dos tipos principales de productos utilizados son limpiadores y lavados. Los limpiadores suelen ser fórmulas más suaves; los lavados faciales son más fuertes y contienen altas concentraciones de ingredientes activos.

Las personas con piel seca, sensible o propensa a la rosácea deben seleccionar limpiadores suaves a base de crema con ingredientes hidratantes como glicerina, ácido hialurónico, ceramidas y aloe. La piel grasa y propensa al acné se beneficiará de los lavados faciales y los limpiadores no comedogénicos a base de gel que eliminan eficazmente el exceso de sebo.

Todos los tipos de piel responden de manera diferente a los diversos ingredientes utilizados en los productos de limpieza. El uso de productos inadecuados puede provocar sequedad, irritación o exceso de grasa. Si experimenta estos efectos negativos, reduzca la frecuencia con la que limpia o seleccione productos más suaves.

Ver También:  Mascarillas faciales para pieles mixtas: multienmascaramiento, mejores ingredientes y 5 recetas de bricolaje