• Los tipos de piel se dividen comúnmente en cinco categorías principales: normal, seca, grasa, mixta y sensible.
  • Cada tipo de piel requiere una rutina diferente para el cuidado de la piel y responderá de manera diferente a los productos para el cuidado de la piel.
  • Conocer su tipo de piel y abordar adecuadamente sus necesidades es una parte esencial del cuidado de la piel.
  • Cuatro pruebas simples en el hogar pueden ayudarlo a determinar su tipo de piel.

Los cinco tipos de piel se determinaron a principios del siglo XX. Aunque existen alternativas a este sistema de clasificación básico, sigue siendo el más popular hoy en día.

El tipo de piel de cada individuo está determinado por su genética, pero también puede verse influenciado por factores externos como el clima, los hábitos de limpieza y los contaminantes en el aire. Los tipos de piel también pueden cambiar con el tiempo.  

Evaluar su tipo de piel es clave para desarrollar estrategias efectivas para el cuidado de la piel. Para hacerlo, necesitará saber qué caracteriza cada tipo, ya que la mayoría de las pruebas en el hogar dependen de sus observaciones para evaluar el estado natural de su piel.   

Por qué es importante conocer su tipo de piel 

El uso de productos para el cuidado de la piel que no son adecuados para su tipo de piel puede causar una amplia gama de complicaciones. Ser consciente de su tipo de piel y sus necesidades particulares es esencial para desarrollar un régimen de cuidado de la piel que lo mantenga luciendo lo mejor posible.

Hay cinco tipos principales de piel. Éstas incluyen:

  • Piel normal
  • Piel seca
  • Piel grasosa
  • Piel mixta
  • Piel sensible

Piel normal

La piel normal se caracteriza por un cutis equilibrado que no es seco ni graso, y muestra poca sensibilidad o susceptibilidad a la irritación. La piel normal generalmente tiene poros finos, textura suave y buena circulación, lo que resulta en una tez brillante y uniforme.

Las personas con piel normal pueden experimentar un poco más de grasa en su zona T: el área de la barbilla, la nariz y la frente. Esto ocurre naturalmente y no suele ser motivo de preocupación.

Piel seca

La piel seca se caracteriza por una falta general de hidratación, y típicamente parece apretada, delgada y opaca con una textura áspera. Puede ser causado por una barrera de humedad de la piel deteriorada o por factores ambientales como el aire seco o caliente. La piel tiende a volverse más seca con el tiempo como parte natural del envejecimiento .

Los niveles bajos de humedad pueden interferir con la función de barrera protectora de la piel, lo que hace que la piel seca sea susceptible a una serie de complicaciones, como enrojecimiento, descamación e irritación.

Piel grasosa

La piel grasa es el resultado de una sobreproducción de sebo, los aceites naturales de la piel. La piel grasa a menudo parece brillante y es grasosa o resbaladiza al tacto. 

Las personas con piel grasa son más propensas a experimentar brotes, ya que este exceso de aceite a menudo se combinará con suciedad y desechos para obstruir los poros y desencadenar el acné . Esto también hace que los poros se estiren y parezcan más grandes.

Piel mixta

La piel combinada generalmente tiene piel grasa (la zona T) y piel normal a seca en otra parte de la cara.

Los poros en áreas aceitosas pueden bloquearse con la aplicación de productos humectantes, y las áreas secas pueden irritarse con limpiadores fuertes y astringentes. Por estas razones, la combinación de la piel requiere atención adicional mediante la aplicación de diferentes tipos de productos para el cuidado de la piel para abordar las distintas áreas de la cara.

Piel sensible

La piel sensible se caracteriza por la sensibilidad a los estímulos ambientales y los alérgenos, que pueden causar enrojecimiento, descamación, erupciones o picazón. La piel sensible puede ser causada por una barrera cutánea frágil, un sistema inmunitario hiperactivo o ciertas afecciones de la piel como el eccema y la rosácea .

Pruebas de tipo de piel

Puede determinar fácilmente su tipo de piel con una de cuatro pruebas simples. Estas pruebas se basan principalmente en la sensación y la observación, y se logran al examinar la piel cuando está en un estado limpio y natural, y prestando especial atención al grado de presencia de aceite.

La prueba del día

La forma más sencilla de determinar qué tipo de piel tiene es usar un limpiador suave por la mañana, secar suavemente la piel y dejarla desnuda por el resto del día. Al final del día, examine el aspecto y la textura de su piel y busque los signos específicos asociados con cada tipo de piel:

  • La piel normal se siente suave y flexible sin signos notables de grasa, sequedad o irritación.
  • La piel seca se siente tensa y áspera al tacto, y puede ser escamosa.
  • La piel grasa se ve brillante y se siente resbaladiza al tacto. 
  • La piel combinada es grasa en la zona T y seca o normal en el resto de la cara.
  • La piel sensible puede picar e inflamarse, aparecer roja o manchada

La prueba de lavado

Si prefiere no esperar todo el día para determinar sus resultados, puede realizar la prueba de lavado, que tiene la ventaja de proporcionar resultados más rápidos. Simplemente lávese la cara con un limpiador suave, seque suavemente y luego espere 30 minutos.

Al final del período de espera, examine su piel y busque los signos enumerados anteriormente para determinar su tipo de piel.

La prueba de transferencia

Después de lavarse la cara con un limpiador suave, déjelo al descubierto durante tres horas. Coloque un pedazo de papel secante sobre varias áreas de su cara durante varios minutos para determinar el nivel de grasa. 

Si el papel se adhiere y nota manchas de aceite al retirarlo, es probable que tenga piel grasa. Si el papel se pega pero no tiene manchas aceitosas notables, su tipo de piel probablemente sea normal; Si no se pega, es probable que tenga la piel seca.

La piel combinada producirá manchas aceitosas en el papel donde hace contacto con la zona T. Esta prueba no puede ayudar a determinar si tiene piel sensible. 

La prueba de presión

El objetivo de la prueba de presión es evaluar la flexibilidad de su piel. Simplemente aplique presión sobre la piel de su cara y observe su elasticidad.

La piel seca es el resultado de la falta de aceites y lípidos naturales, que mantienen su piel flexible y flexible; Si su piel no se recupera rápidamente después de aplicar presión, probablemente esté seca. Los tipos de piel normal y grasa volverán rápidamente a la normalidad después de aplicar presión.

Tipos de piel en dermatología

El modelo estándar de cinco tipos ha sido criticado por la comunidad dermatológica por su falta de precisión. La mayoría de las personas exhiben rasgos de más de un tipo, y a menudo recorren los rasgos asociados con diferentes tipos a medida que cambian las estaciones y las condiciones climáticas.

Se han propuesto varios sistemas alternativos de tipificación de pieles dentro de esta comunidad, incluido el indicador de tipo de piel de Baumann . 

Los 16 tipos de piel Baumann

Desarrollado por el Dr. Leslie Baumann en 2004, el indicador de tipo de piel de Baumann clasifica la piel con 16 tipos únicos. El sistema establece cuatro parámetros para evaluar los tipos de piel:

  • Seco (D) vs. aceitoso (O)
  • Sensible (S) versus resistente (R)
  • Pigmentado (P) vs. no pigmentado (N)
  • Propenso a las arrugas (W) vs. apretado (T)

En este sistema, los cuatro parámetros se tienen en cuenta al determinar el tipo de piel individual de una persona, lo que hace 16 combinaciones posibles.

Cada tipo de máscara se nombra con un acrónimo de cuatro letras que indica dónde pertenece una persona con respecto a cada uno de los cuatro parámetros. Por ejemplo, el tipo de piel “OSPT” se caracteriza por ser graso, sensible, pigmentado y apretado, mientras que el tipo “DRNW” es seco, resistente, no pigmentado y propenso a las arrugas. 

Esta es una forma más holística de clasificar el tipo de piel, lo que facilita a las personas determinar cómo cuidar su piel. Por ejemplo, si sabe que su piel es grasa y sensible, sabrá que no debe elegir productos abrasivos o potencialmente irritantes, incluso si se recomiendan para reducir la grasa.

Cómo cuidar tu tipo de piel

Si bien cada tipo de piel variará en sus necesidades, las rutinas de cuidado de la piel para todos los tipos generalmente se centran en la limpieza e hidratación en diferentes grados.

Tipo de pielMetas de rutinaIngredientes a considerar
Normal Limpia e hidrata suavemente con regularidad para mantener un cutis saludableSuero de vitamina C , productos con alfa-hidroxiácido 
Seco Limpiar muy suavemente; evitar ingredientes de secado fuerte; hidratar regularmente para mantener la piel flexibleAceites de cártamo, girasol, jojoba y albaricoque, ácido hialurónico, aloe vera, glicerina y ceramidas.
Aceitoso Aplique limpiadores y tonificadores fuertes para reducir el brillo; humecta ligeramente con productos no comedogénicos para evitar obstruir los poros Ácido salicílico, aceite de árbol de té , hamamelis y ácido hialurónico.
Combinación Limpia, tonifica e hidrata de acuerdo con las diferentes necesidades de la zona T y el resto de la cara; evite usar limpiadores fuertes en áreas secas y humectantes fuertes en áreas aceitosasGlicerina, hamamelis, ácido salicílico y ácido hialurónico.
Sensible Limpia e hidrata con productos suaves formulados para evitar irritaciones.Ceramidas, té verde, escualano

Rutina normal de cuidado de la piel

La piel normal simplemente necesita mantenerse limpia e hidratada para verse y sentirse mejor. Si tiene la piel normal, use un limpiador suave por la mañana y por la noche, y el producto hidratante que elija. 

Los tipos de piel normales también deben protegerse contra los rayos UVA y UVB para evitar manchas oscuras y otros signos de envejecimiento prematuro.

Aunque la piel normal está naturalmente bien equilibrada (no demasiado grasa, seca o sensible), todavía es susceptible a factores ambientales que pueden alterar este equilibrio. Asegúrese de reevaluar la condición de su piel regularmente para proporcionar la mejor atención posible.

Rutina de cuidado de la piel seca

Para la piel seca , dos veces al día, use un limpiador suave que no le quite a la piel sus aceites naturales. Si su piel está muy seca, reemplace el lavado de la mañana con un enjuague rápido con agua tibia. Después, seque suavemente su piel y aplique una crema hidratante y protector solar.

Para la sequedad severa, considere usar una crema de ceramida en lugar de una crema hidratante. Estas cremas imitan el sistema de hidratación natural de la piel , que puede ayudar a tratar la causa raíz de la sequedad de la piel, así como los síntomas. 

Rutina de cuidado de la piel grasa

La piel continúa produciendo sebo durante el sueño, por lo que es normal que las personas con piel grasa se despierten con un brillo graso. Usar un limpiador a base de agua por la mañana ayudará a eliminar esta acumulación de exceso de aceite. Luego, aplique un suero equilibrante, seguido de una crema hidratante a base de agua. El ácido hialurónico puede sustituir a la crema hidratante si su piel es extremadamente grasa.

Lávese la cara por la noche con un limpiador a base de aceite para eliminar el maquillaje, la suciedad y otras impurezas de la superficie. Repita el lavado con su limpiador matutino para eliminar cualquier residuo aceitoso. 

Termine su rutina nocturna con la aplicación de un tónico de hamamelis o un producto exfoliante de ácido salicílico, y aplique una crema hidratante sin aceite. 

Rutina de cuidado de piel combinada

Elija un limpiador suave que no se seque tanto para la mañana como para la noche. Aplique hamamelis u otro astringente en las áreas grasas de la zona T y ácido hialurónico en las áreas secas, luego aplique una crema hidratante a base de agua en toda la cara.

Rutina de cuidado de la piel sensible

La piel sensible requiere una rutina mínima que limpia e hidrata sin causar más irritación.

Los limpiadores de leche son particularmente suaves con la piel porque tienen una base de emolientes y agua. Los emolientes son grasas solubles en aceite, lo que significa que pueden atravesar el maquillaje, la suciedad y el sebo en la piel, sin dejar de ser suaves e hidratantes. Use un limpiador con una base de leche o crema tanto en la mañana como en la noche, y siga con un producto humectante que contenga ingredientes calmantes. 

Evite los exfoliantes abrasivos, jabones en barra y cualquier producto con alcoholes simples o fragancias agregadas, ya que pueden causar irritación en la piel sensible. Si eres propenso a los brotes, mantén un suero calmante a la mano y aplícalo para ayudar a reducir los síntomas cuando experimentes una sensibilidad aguda.

Para llevar

Para encontrar la mejor rutina de cuidado de la piel para usted, es importante identificar su tipo de piel. El tipo de piel de uno no siempre es obvio, pero existen pruebas simples para ayudarlo a identificar qué tipo de piel tiene. Entre estos están la prueba de lavado, la prueba de día, la prueba de transferencia y la prueba de presión, que funcionan mejor en la piel libre de productos. 

Aunque el modelo de cinco tipos sigue siendo el más utilizado para identificar tipos de piel, otros modelos más recientes, como el Indicador de tipo de piel de Baumann, pueden proporcionarle una clasificación más detallada de su tipo de piel.

Cada tipo de piel requiere una rutina específica para que se vea y se sienta saludable. Para pieles normales, concéntrese en el mantenimiento y antienvejecimiento . Para pieles secas y sensibles, asegúrese de aplicar productos hidratantes y calmantes. Para pieles grasas, limpie diariamente con productos solubles o sin aceite. Por último, la piel mixta se beneficiará de una rutina combinada de cuidado de la piel; limpiadores más fuertes en áreas aceitosas y humectantes más espesos en seco.

Ver También:  Círculos oscuros debajo de los ojos: causas y tratamientos probados